Fiesta de los Ochenta en Navidad

Los Ochenta vuelven a estar de moda. Ropa asimétrica, leggins, zapatillas de colores, el pelo cardado con mechas de colores y los maquillajes estridentes vuelven a las calles, especialmente a Madrid, recordando así la Movida Madrileña. Estas Navidades podremos volver a disfrutar esos años dorados donde la música era más limitada, al igual que los canales de televisión que tan solo eran dos, donde la diferencia entre niños y adultos era menor.

 

Cena espectáculo para empresas

Para preparar una cena de empresa original, si nuestra idea es hacerla de forma diferente, podemos acudir a una cena espectáculo para empresas donde la temática del restaurante sea de los años 80. La gente que acude a este tipo de cenas de empresa de Navidad es por que le gusta participar en el espectáculo, salir a una zona del escenario e interpretar a sus artistas favoritos, como Mecano, Alaska, Los Refrescos… al son de su música y con caracterización que el restaurante proporcione. Al interactuar nosotros mismos en el espectáculo, las cenas son amenas y divertidas, ya que no es solo visual, sino más participativo. Posteriormente podemos salir a tomar una copa por la zona de La Latina para recordar viejos tiempos.

 

Cenas con animación para Navidad

Preparar una cena de amigos o una cena familiar no tiene que ser necesariamente una cena formal, también se pueden buscar cenas con animación para Navidad, donde si nos gustan los años 80, actualmente como hemos dicho muy de moda, y los hemos vivido, recordaremos momentos nostálgicos. Los grupos que acuden a cenar a restaurantes espectáculos con animación les gusta acudir incluso caracterizados de la época, algo que en otros restaurantes podría ser un inconveniente. Cenar junto a más grupos, salir a una zona del escenario para hacer una prueba delante de los grupos restantes, cantar canciones de la época, bailar al ritmo de la música celebrando así la Navidad es algo completamente diferente a lo que estamos acostumbrados.

 

Como vemos, una cena de Navidad no tiene por que ser algo aburrido, ya que poniéndole una pizca de imaginación y un poco de animación tenemos los ingredientes perfectos para que esa cena de Navidad sea irrepetible.

 

Articulos Relacionados