La fuerza de ventas se pone a trabajar, jugando y compitiendo

 

Si estuviéramos hablando de un conjunto futbolístico, hablaríamos de espíritu deportivo, en una empresa probablemente nos debamos referir a espíritu de marca. Pero, ambas consideraciones obedecen a los mismos principios.

Para estimular ese espíritu de marca, las empresas suelen organizar comidas, cenas o retiros de trabajo que sirven para que los grupos de trabajadores encargados de las mismas tareas, o, si acaso, complementarias, puedan conocerse, conecten, interactúen, mejoren sus vínculos y perspectivas con la firma y sientan esos colores de la marca.

Team Building: La última novedad

Las empresas especializadas en el diseño, organización y gestión de eventos dan un paso más para hacer que la fuerza de trabajo de las empresas sean aún más competitivas, cuando proponen actividades lúdicas y deportivas. Sí, pero no para el esparcimiento, sino para conseguir que la cooperación en favor de los objetivos empresariales no sea sólo teórica, sino física.

Se trata de la organización de campos de entrenamiento en los que los trabajadores forman equipos que tienen como misión batir a los contrarios que también forman conjuntos.

Las empresas de eventos gestionan estas actividades en fincas apartadas, donde los trabajadores deben cooperar en un entorno que nada tiene que ver con el trabajo diario de la oficina o en la calle,siguiendo sus ventas, sino con la naturaleza, el aire libre y la oxigenación que proporciona una actividad deportiva.

El enfrentamiento se puede plantear como una lucha siguiendo las estrategias del deporte del paintball, luchas con disparos inofensivos de pintura de colores, pero también se puede plantear como encuentros multipruebas que sirvan para cooperar de verdad.

Las ventajas físicas e intelectuales de los participantes se han de mezclar con la capacidad de liderazgo, el desarrollo de estrategias improvisadas o el sacrificio en aras de la victoria. Como la vida misma, como  el trabajo esforzado de los trabajadores, día a día, en favor de obtener un mayor beneficio, una mejor rendimiento y la cuota de mercado más óptima que marca la estrategia de la empresa.

Durante las actividades de Team Building

Para el éxito de estas actividades, es importante la selección adecuada o deliberadamente inadecuada de los empleados que forman los grupos, de manera que puedan entrar en una sinergia natural o, en el sentido contrario, que tengan que esforzarse por utilizar los recursos disponibles para igualarse a pesar de las diferencias y los inconvenientes.

Pero estas actividades que buscan la cohesión de la fuerza de ventas, también pueden plantearse desde las empresas que organizan los eventos como pequeñas olimpiadas en las que la victoria final no se decide en función de las puntuaciones en una sola disciplina, sino en el conjunto de tareas deportivas que se hayan ido desarrollando a lo largo de un periodo de tiempo más largo, normalmente todo un fin de semana, desde un viernes por la tarde hasta un domingo, también por la tarde. Desde que se accede a la finca hasta que el grupo se despide en el último día.

Con una actividad deportiva, bien estructurada para alcanzar o mejorar la cohesión de grupo entre los trabajadores bajo la filosofía y las señas de identidad que marca la empresa; las pruebas deportivas combinadas se pueden plantear como un instrumento de integración fuera del entorno habitual y rutinario de las instalaciones que al empleado le resultan tan familiares como, tal vez, poco estimulantes.

Un cambio de entorno, con el pretexto del juego competitivo probablemente abra una brecha en la psicología particular de cada trabajador. Las que sólo puede marcar las experiencias gratificantes de las emociones positivas.

Cuando la fuerza de ventas se pone a trabajar, jugando y compitiendo. 

Otro artículo realicionado:

Bromas y animaciones para despedidas de soltera-soltero

Articulos Relacionados