Rutas gastronómicas en Madrid

La gran mayoría de madrileños y visitantes de Madrid que, llegado el buen tiempo, aterrizan en la capital por miles, comparten su gusto por la gran variedad gastronómica que se ofrece en la capital de nuestro país.

En los últimos tiempos, la atractiva oferta histórica y cultural de Madrid se ha enriquecido notablemente con un amplio despliegue de diversidad culinaria de notable factura.

Como epicentro donde converge la multiplicidad de culturas gastronómicas regionales, la forma más común de poder llegar a tener una imagen lo más global posible de la riqueza culinaria de nuestro país es, sin duda, degustar un número considerable de tapas, es decir,  cocina tradicional o vanguardista servida en pequeñas raciones.

Buena cocina y buen tiempo Madrid también es sinónimo de descanso

A la oferta de cocina tradicional se suma otra, más veraniega, que consiste en elaboraciones más ligeras pero no menos sabrosas. Este tipo de elaboraciones culinarias, junto con las tapas ya nombradas, nos ayudan a superar las altas temperaturas que se alcanzan en nuestra ciudad en estas fechas.

Ya sea en forma de guisos, cocina de enjundia, o como elaboraciones más ligeras, Madrid ha sido siempre una ciudad ideal para ir de tapas en cualquier época del año. Sin embargo, es en las estaciones primaveral y veraniega cuando las pequeñas raciones irrumpen con más fuerza, acompañadas de vinos de altura en cuya producción nuestro país y nuestra comunidad son líderes y otras bebidas refrescantes que las hacen aún más apetecibles.

Gastrobares y tabernas, templos del buen comer

Tanto en azoteas o terrazas de algunos de los edificios más emblemáticos de Madrid, como a pie de calle, las barras de las tabernas tradicionales y de los modernos gastrobares, que tan bien han conseguido posicionarse en esta amplia oferta de ocio, se han convertido en verdaderos altares de la buena gastronomía madrileña.

No hace ni tan siquiera diez años que surgió el concepto de gastrobar como local de diseño atrevido y minimalista y cocina de vanguardia servida en tapas, y ya forma parte fundamental de nuestra esencia cultural y de nuestra oferta de ocio más característica.

En Madrid se encuentran algunos de los gastrobares más conocidos, no en vano aquí fue donde nació el concepto de gastrobar como una novedosa línea de negocio dentro del sector hostelero.

¿Y qué tal con piscina? El clima de Madrid acompaña

Algunos de estos modernísimos establecimientos, sobre todo los ubicados en el skyline de Madrid, cuentan con el lujo añadido de su piscina.

Claro que resulta perfecto darse un baño antes de degustar una buena comida o cena, pero también es muy relajante y sumamente atractivo simplemente el sentarse en sus bonitas mesas al borde de estas cuidadas piscinas, símbolo de una sugerente sofisticación.

Puntos de interés para disfrutar del ocio gastronómico en el centro de Madrid

Por su ubicación, calidad gastronómica y diseño arquitectónico, Índigo es una de las referencias más sobresalientes; como también lo es El Ático de las Letras, ambos en la Gran Vía. Tartan Roof (Círculo de Bellas Artes) o Gymage (en los antiguos cines Luna) se suman a esta interesante oferta que podemos seguir completando con locales tan atractivos como Debonair, situado frente a la Iglesia de San Francisco el Grande. Y como no…?? El Restaurante años 80 en Madrid Animatiko en pleno centro de la capital.

Otras noticias relacionadas con restaurantes que te pueden interesar

Sitios divertidos para cenar en Madrid

La movida de los 80 en Madrid

Articulos Relacionados