Si buscas un destino internacional perfecto, que mejor que celebrar despedidas en Ámsterdam. Ámsterdam es una ciudad pequeña pero llena de vida al mismo tiempo, con un gran interés turístico y que ofrece todo lo necesario para vivir una despedida de soltero divertida. Si esta vez buscáis una despedida que sea diferente a todo lo vivido anteriormente, haced vuestra maleta y poned rumbo a uno de los destinos más visitados de Europa.

Los grupos de despedidas en Ámsterdam podrán disfrutar de un gran abanico de ocio nocturno. Esta ciudad combina la tranquilidad y belleza de los canales con un ambiente diferente a cualquier otro que hayas vivido, con zonas tan populares mundialmente como el Barrio Rojo. A pesar de lo que uno pueda pensar, las calles de este singular barrio resultan las más seguras de la ciudad dada la extrema vigilancia a la que son sometidas.

Para los grupos de despedida, que mejorar forma de comenzar esta divertida escapada entre amigos que visitando el mundialmente conocido museo del sexo de Ámsterdam. En él, encontraréis todo tipo de objetos eróticos de diferentes épocas y culturas, desde objetos romanos hasta objetos actuales. Todo un divertido recorrido sobre las diferentes formas de vivir la sexualidad en las distintas civilizaciones, un plan perfecto para los grupos de despedidas en Ámsterdam. La vida nocturna de Amsterdam tiene una amplia oferta, tanto de conciertos, como de clubes de diferente estilo, así como la variedad de Coffee Shop, algunos de ellos tan originales en su decoración que merecen al menos ser visitados por curiosidad.

La mayor parte de la vida nocturna de Ámsterdam se concentra en los barrios de Rembrandtplein y Leidseplein, estando en Leidseplein los bares nocturnos más conocidos, el Melkweg y el Paradiso Club. Al ser uno de los destinos europeos más conocidos, los grupos que acudan a Ámsterdam a celebrar una despedida encontrarán un gran ambiente de fiesta prácticamente todos los fines de semana del año.

Otro de los planes que resultan ideales si celebramos una despedida en Ámsterdam y que no debes perderte es visitar la fábrica de cerveza Heineken en el barrio De Pijp. La visita puede realizarse en aproximadamente una hora y a lo largo del recorrido disfrutaréis de la opción de embotellar cerveza vosotros mismos, podréis ser la estrella de rock de un grupo de música y, como no podría ser menos, degustar el sabor de esta conocida cerveza. Como ves, esta ciudad ofrece una gran cantidad de planes que resultan perfectos si lo que buscáis es celebrar grandes despedidas en Ámsterdam.