Celebrar despedidas en Paris es un plan que cada vez se lleva más en estos últimos años. Es cada vez más frecuente que los grupos de despedida busquen realizar una pequeña escapada internacional y organizar así una despedida fuera de lo habitual y llena de sorpresas.Paris es un destino perfecto para los grupos que buscan una despedida sofisticada, alejada de lo común, y que ante todo sea un recuerdo absolutamente inolvidable para la homenajeada y también para el resto del grupo. La ciudad de la luz y del amor nos seduce desde el minuto uno en que la pisamos, y la belleza de sus calles y monumentos son un escenario ideal para disfrutar de una despedida perfecta.

Los grupos de despedidas en Paris de soltera podrán elegir entre distintas modalidades de despedida. Puede que no haya mejor lugar en el mundo para comenzar una despedida que la plaza del Trocadero, desde donde se ven las mejores vistas de la Torre Eiffel. Desde este punto podremos dirigirnos hasta la Torre Eiffel, y una vez a sus pies subir hasta el último piso y realizarnos un divertido book de fotos de despedida.

Ese mismo día, podemos recorrer los conocidísimos Champs Elysees hasta llegar al Arco del Triunfo. Durante el camino, pasaremos por las más conocidas tiendas de Paris que no pueden dejar de ser vistas, escaparates como los de Channel, Louis Vuitton, Prada, Gucci, Dior, etc. Durante el recorrido podremos preparar divertidas pruebas para la novia relacionadas con hacerse fotografías en todos los escaparates de alguna forma especial, etc. Una vez que lleguemos al Arco del Triunfo y si aún contamos con las energías suficientes para subir las escaleras, disfrutaremos de otra de las más bellas panorámicas de la ciudad, un plan perfecto para las despedidas en Paris.

Para la tarde noche podemos disfrutar cenando en alguno de los innumerables restaurantes del Barrio Latino, en el que se juntan casi todas las cocinas del mundo, así como elegantes coctelerías en donde disfrutar de una velada tranquila tras un ajetreado día de despedidas en Paris. Para el segundo día de despedidas en la ciudad de Paris, podremos comenzar visitando el barrio de la Opera, u optar por una visita exprés al Louvre o al increíble museo D’Orsay en donde ver algunas de las mejores obras de Vincent Van Gogh, Monet o Renoir entre otros.

Para la tarde, qué mejor lugar para continuar con una despedida muy especial que acudiendo a Pigalle, en donde primero visitar el barrio de la famosa película Amelie, tomar unos crepes en la plaza de los Artistas y ver el atardecer de Paris en las escaleras del Sacré-Coeur, una de esas vistas del atardecer que hay que ver al menos una vez en la vida, para después acudir a cenar al conocidísimo Moulin Rouge, ideal para celebrar una despedida, o, si tenemos un presupuesto más limitado, visitarlo por fuera y cenar en cualquier otro restaurante espectáculo de la ciudad que se ajuste más a nuestro presupuesto de despedidas en Paris.